Warning: getimagesize(/home/milquinientos/public_html/data:image/png;base64,iVBORw0KGgoAAAANSUhEUgAAAloAAACvCAYAAAAlm3BpAAAgAElEQVR4AVS8B7Rs53Xf9zu9Tb0zt9/7+kNvjygESIAiKIGkKLAosmTJIhkrcpQsK/JaUbKWLFrWYpzETuIVR16SElnFsixFpMmIEm3TklgAEiBAohAg+NAf8Hq5ferpLWt/84aiz1vzztyZOed8bbf//u9Pu/pHf1RX0yl1GEJdY6Ypb99+CuM7p7nxrXNMOjmnb6/I++/nvofex3e//GWO+D6vux02119hcWHM+XP7BI018vwulpdf51vP6rgTn7uWenQMg6cGA3onT3LD8ePIUZYlpmnieh7jqmLvhRdoPfY4R5sBHDnC6NXX2dveYvzQQ2x88IN4tq3aFscx8lpYWKCqKoqiQNM09d6yLMbjMXL2fZ8wDNF1nTzPCYJAneVaOeq6xjAM9X2SJDQaDWzbVveS7+Qln7fbbcq8ZGe4zcjepSxKDMNkrXkjg9/8HW7KEh5vLDF57zvpu6/i6DAer5AkHVpWzYWDCZurFQ0rJCzHpNrd3Hh4hb30DHlRQD1rS1VX2KbDkr6GhcvCQpdxNOb1ve+BCY7h0LdX6HfWCS5dRP+DP4Dnn4csp/6lX6S87TbM3/nXbH3yI7g3/VtefO0YQ+O/4NaVFbxqqsYl1VtsRyMMe4Kpj9GoZLrRDZ26qrFsS/W/yIvZGFGjZyYVKdO6jUFC0ysxLJssS9FLm0P+ESZRzcunL+J4DiudNVoLJUlUce7sNppW013sUdgjzEZGbU+oK7AcnTrsMDynUVst2osptlNS2SFpPca2LXyzyZp9mJ3oCnvZDg2/SZqmWLaJbXqk53q8de4ca70ud/2b/4PhT/8M2T2nGBUXaFRdmkaboipwXZfpZMR2YtF1oOWZ5IWFYfwm4/EJ+v2fQNdTsixT68lxnO+vDVkHtu1wsL/P1B6qO in /home/milquinientos/public_html/plugins/content/social2s/social2s.php on line 1647

Madrid-Barcelona por el Bajo Aragón

Categoría: Artículos Publicado: Sábado, 20 Enero 2018 Escrito por Universaldaniel

FICHA TECNICA:

Fecha: 3 de enero de 2018

Distancia recorrida: 638 kms

Tiempo total: 9hs

Paradas: 3

Consumo de gasolina: 51,9 litros

Consumo medio a los 100 kms: 8,2 litros

ITINERARIO:

-----------------------------------------------------------------

Me gustaría aprovechar el soporte que me brinda el blog milquinientos.es para ir compartiendo algunos de mis viajes con el coche.  Desde pequeño, siempre me gustó explorar rincones desconocidos, ya fuera con la bici por el pueblo en vacaciones  o perdiéndome por los centros históricos de las ciudades. Con el milqui me pasa un poco lo mismo. Aunque algunos piensen que estoy algo zumbaete, de vez en cuando encuentro placer en pasearme con él por esas carreteras nacionales que te llevan a pueblos y parajes que pasan inadvertidos para la mayoría, pero que tienen un sabor único. El secreto es no tener prisa por llegar e ir disfrutando cada momento del viaje como el que toma una copa de vino bueno. No nos damos cuenta de que todos estos progresos técnicos en la automoción que tantos beneficios nos han dado, también nos han robado cosas y una de ellas es ese placer de conducir disfrutando del paisaje. La verdad es que estos viajes no se pueden hacer todo lo que uno quisiera, pero cuando hay oportunidad no puedo dejarla escapar.

Inicio el viaje a Barcelona  a eso de las 5 de la mañana, como solía decirse, "con la fresca" en aquella época en la que uno se aventuraba a hacer viajes largos con este tipo de coches. Salgo de la zona de García Noblejas en Madrid y me dirijo hacia la M-40 para después tomar la A-2 con dirección Barcelona. La mañana era más húmeda que fría, por aquello de la influencia de unos vientos alisios que tuvimos a mediados de semana, nada que ver con la bajada de temperaturas y la consabida nevada registrada el fin de semana de Reyes. Pese a ello, en estos coches viene bien cubrir la calandra del radiador en los meses duros de invierno a fin de que el motor coja temperatura lo antes posible y la mantenga en carretera. De esta forma, nos aseguraremos que el motor no vaya bronco y, de paso, la exigua calefacción del milqui soltará algo más de calorcito.