Artículos

Madrid-Barcelona por el Bajo Aragón

Categoría: Artículos Publicado: Sábado, 20 Enero 2018 Escrito por Universaldaniel

FICHA TECNICA:

Fecha: 3 de enero de 2018

Distancia recorrida: 638 kms

Tiempo total: 9hs

Paradas: 3

Consumo de gasolina: 51,9 litros

Consumo medio a los 100 kms: 8,2 litros

ITINERARIO:

-----------------------------------------------------------------

Me gustaría aprovechar el soporte que me brinda el blog milquinientos.es para ir compartiendo algunos de mis viajes con el coche.  Desde pequeño, siempre me gustó explorar rincones desconocidos, ya fuera con la bici por el pueblo en vacaciones  o perdiéndome por los centros históricos de las ciudades. Con el milqui me pasa un poco lo mismo. Aunque algunos piensen que estoy algo zumbaete, de vez en cuando encuentro placer en pasearme con él por esas carreteras nacionales que te llevan a pueblos y parajes que pasan inadvertidos para la mayoría, pero que tienen un sabor único. El secreto es no tener prisa por llegar e ir disfrutando cada momento del viaje como el que toma una copa de vino bueno. No nos damos cuenta de que todos estos progresos técnicos en la automoción que tantos beneficios nos han dado, también nos han robado cosas y una de ellas es ese placer de conducir disfrutando del paisaje. La verdad es que estos viajes no se pueden hacer todo lo que uno quisiera, pero cuando hay oportunidad no puedo dejarla escapar.

Inicio el viaje a Barcelona  a eso de las 5 de la mañana, como solía decirse, "con la fresca" en aquella época en la que uno se aventuraba a hacer viajes largos con este tipo de coches. Salgo de la zona de García Noblejas en Madrid y me dirijo hacia la M-40 para después tomar la A-2 con dirección Barcelona. La mañana era más húmeda que fría, por aquello de la influencia de unos vientos alisios que tuvimos a mediados de semana, nada que ver con la bajada de temperaturas y la consabida nevada registrada el fin de semana de Reyes. Pese a ello, en estos coches viene bien cubrir la calandra del radiador en los meses duros de invierno a fin de que el motor coja temperatura lo antes posible y la mantenga en carretera. De esta forma, nos aseguraremos que el motor no vaya bronco y, de paso, la exigua calefacción del milqui soltará algo más de calorcito.

Sin apenas tráfico en la A2, enseguida pongo el coche a 100 kms /hora y con ello voy adelantando holgadamente a los no pocos  camiones que circulaban a estas hora. Pronto llego a la cuesta de Guadalajara la cual consigo subir alegremente gracias al buen régimen de vueltas que traía y al no tener a ningún impertinente que te haga frenar y con ello tener que recuperar en tercera. Definitivamente, no hay nada como madrugar. Culmino la cuesta a unos 80 kms hora y me pongo otra vez a 100 kms/hora. En breve, me llegará el primer y único obstáculo del viaje: bancos de niebla ya desde la cuesta de Brihuega. Sin ser demasiado cerrada esa niebla, al tener únicamente faro europeo, se hace pesado conducir a velocidad más allá de los 80kms/h, así que cuando me adelanta un tráiler, no dudo en seguir la estela que  me marca el camión para ir conduciendo más relajado.

Anduve detrás del tráiler hasta Alcolea del Pinar (GU), momento en que empieza la parte "alternativa" de la ruta. En esta localidad tomo el desvío de la N-211, no sin algo de respeto ya que la niebla no parecía irse. Empecé el tramo despacito a unos 70-80 kms/hora ya que, aunque la carretera está bien balizada, no me apetecía nada tener que dar un frenazo o volantazo . La ruta por esta nacional en condiciones normales es bastante bonita y agradable de recorrer. De hecho,  es el camino más habitual para ir a Teruel desde Madrid. No suele tener  tráfico de camiones y transcurre por toda la parte norte de la provincia de Guadalajara atravesando pueblos como Mazarete, Maranchón o Molina de Aragón. Es una pena recordar que por estas tierras tuvo lugar el aciago suceso del incendio de Guadalajara, allá por julio de 2005, quemando más de 10.000 hectáreas.  Siguiendo con el relato de la ruta, la carretera va dejando la serranía de Cuenca en la vertiente derecha y nos lleva  hasta  Monreal del Campo, ya en la provincia de Teruel. Al llegar a Maranchón, decido parar un momento a quitar la protección de la calandra. Como digo, no era una noche fría y parecía que en alguna cuesta me subía algo la temperatura. Mejor prevenir que curar. Reanudo la marcha y la temperatura del agua me baja lo suficiente como para evitarme sustos y mantener el motor fino.

Pasé Molina de Aragón a eso de las 7:30 hs, con pocas almas despiertas a esa época y sin vislumbrar "parroquias" donde parar a tomar un cafelín. No pasa nada, para eso se sale de casa desayunado. La buena noticia es que la niebla parecía ir desapareciendo y dejaba paso al amanecer, momento especialmente bello, estaba ya en el tramo de llanura de la N-211 que termina en Monreal.